Archive for Parto

Parto 2. Cesarea

Algunas veces el embarazo no culmina como la madre hubiese querido. En algunas circunstancias determinadas, el parto natural no es posible y debe recurrirse a la cesárea.

En la misma se se interviene quirúrgicamente a la embaraza para extraer al bebé. Se realiza una incisión en el abdomen (laparotomía) y otra en el útero, se extrae el líquido amniótico y luego al bebé. La boca y nariz del recién nacido se limpian de fluidos, se corta y liga el cordón umbilical y se pasa al bebé a un pediatra o enfermera que controlará su respiración. El bebé y la placenta se extraen por la incisión en cuestión de minutos después del comienzo de la cirugía. Estas incisiones se cierran y todo este proceso toma alrededor de una hora.

Este procedimiento se realiza generalmente con anestesia espinal o epidural, lo que permite que la madre esté despierta durante el parto, pero anestesiada desde el pecho a las piernas. Esta anestesia no seda al bebé, y la madre puede oír y ver a su bebé. La anestesia general se usa pero en muy raras ocasiones.

Por lo general la incisión de la cesárea se realiza por encima del pubis, encima del borde de la vejiga, por debajo de la “línea del bikini”. Se puede realizar otro tipo de incisión longitudinal, pero raramente es usada porque puede generar más complicaciones que la incisión anterior.

Las cesáreas sólo deben realizarse cuando el parto vaginal se presenta con algunas complicaciones. Algunas de estas razones pueden ser:

Indicaciones fetales

  • Sufrimiento fetal agudo (SFA) por aporte disminuido de oxígeno al feto.
  • Taquicardia o bradicardia fetales (el corazón late con excesiva o insuficiente rapidez).

Indicaciones maternales

Relativas al útero

Relativas al cérvix (cuello del útero)

  • Cérvix demasiado relajado (incompetencia cervical).
  • Presencia de infección activa por herpes genital en la madre.
  • Evidencia de infección intrauterina

Relativos a la placenta y cordón umbilical

Peligro para la madre (angustia maternal)

  • La cabeza del feto es demasiado grande para pasar a través de la pelvis de la madre (desproporción céfalo pélvica).
  • Trabajo de parto muy prolongado y poca dilatación
  • Inducción del trabajo de parto fallida (por oxitocina sintética, que se aplica para acelerar el proceso de dilatación del cuello del útero)
  • Parto instrumental fallido (fórceps, las espátulas y la ventosa obstétrica)
  • Posición anormal del bebé
  • Madre de edad avanzada (añosa), más de 40 años
  • Presencia de una enfermedad importante asociada (toxemia, preeclampsia, eclampsia, hipertensión)
  • Algunas veces, cesárea previa
  • Problemas de curación del periné, derivados del parto o de la Enfermedad de Crohn, por ejemplo.

La cesárea debe estar seriamente justificada, ya que es una intervención mayor. La probabilidad de muerte de la madre en una cesárea es tres veces mayor que en un parto vaginal. Es muy probable que los bebes nacidos por cesáreas tengan problemas iniciales para respirar. También es de tener en cuenta, que si bien después de una cesárea se puede dar un parto vaginal, las posibilidades son menores, ya que el útero suele quedar sentido, mas fino en la parte de zona de la incisión, por lo que quizás no pueda soportar futuras contracciones.

Después del parto

Después de la cirugía, la madre es llevada a la sala de recuperación o a su habitación. Durante este tiempo, serán revisados su presión sanguínea, su pulso, su índice respiratorio y su incisión. Se la mantendrá bajo observación en caso de un sangrado vaginal en demasía.

Por lo general, permanecerá en cama 6 u 8 horas después de la cirugía, muy adolorida. Luego, se le recomendará a que se mueva con ayuda. Poco tiempo después de la cirugía se le quitará el catéter. La sonda intravenosa permanecerá conectada hasta que pueda comer y beber. Se le darán medicamentos para el dolor si ella lo pide.

Si estás despierta durante la cirugía, probablemente tengas al bebé en tus brazos muy pronto. Te llevarán a una sala de recuperación o a la habitación. Consúltalo con tu médico, pero deberías poder amamantar inmediatamente, aunque quizás el bebé este como adormecido unas horas y no reaccione como un bebé nacido por parto natural

En el hospital estarás entre 2 a 4 días, según tu evolución, y de la razón por la que se te practicó la cesárea.

Recuperación de la cesárea

Seguramente te sientas muy dolorida y necesitarás calmantes. La cicatrización puede llevar varias semanas. Mientras te recuperas puedes sentir:

  • Retortijones leves
  • Secreción o sangrado durante aproximadamente 4 a 6 semanas
  • Sangrado con coágulos y retortijones
  • Dolor en la incisión

Tomará de 4 a 6 semanas antes de que pueda regresar a tus actividades regulares. no tengas prisa

Espero os haya gustado este otro articulo sobre el parto.. lo hemos podido hacer gracias a la ayuda de clientas que nos envian informacion. si tienes alguna experiencia en esto, o tienes dudas.. miedos etc.. dinoslo posiblemente haya mas mamas como tú que pasen por lo mismo y quieran ayudarte para que no tengas miedos. esperamos tus comentarios en info@primerdia o directamente en este blog.

Besitos a todas

www.primerdia.es

Comments (2) »

El Parto. (natural o vaginal)

Parto natural o vaginal

 

El más común y antiguo de los partos es el parto normal o vaginal, éste consiste en que el bebé salga del útero por la vagina de la madre. Esta salida se produce por las contracciones uterinas que tienen como fin, abrir el cuello del útero y lograr la dilatación adecuada para la expulsión del bebé a través del canal vaginal. El parto normal no siempre comienza de una manera precisa, sin embargo está definido por tres Etapas:

Etapa de Dilatación:

 

Resulta difícil establecer cuando comienza la primera etapa del parto, ya que es diferente en cada mujer, pero existen signos que son comunes:

Contracciones uterinas intensas

Este período comienza cuando las contracciones se hacen rítmicas, dolorosas y se producen a intervalos regulares. No podrás controlar estas contracciones y una vez que hayan empezado no se detendrán hasta el nacimiento del bebé.

Al empezar, suelen durar entre 30 y 60 segundos y se producen a intervalos de entre 5 y 20 minutos, esto no es una regla general, ya que algunas mujeres que tienen mayor umbral del dolor, no suelen percibirlas hasta que el tiempo entre contracción y contracción es mas corto. A medida que los músculos de tu útero se contraigan, sentirás un dolor semejante a los dolores menstruales, que se difundirá hacia la parte inferior del abdomen, cintura y espalda. Al mismo tiempo sentirás un endurecimiento del abdomen. Estos movimientos tienen como fin dilatar el cuello del útero para permitir la salida del bebé.

Antes de partir hacia el hospital o clínica, trata de relajarte e identificar con qué frecuencia se dan, a qué ritmo, cuán dolorosas son y cuánto duran. Cuando las contracciones se producen cada 2 a 3 minutos, el dolor es intenso y no cesan al caminar o descansar, es que ya estas lista para ir al hospital o clínica.

  • dilatación

La dilatación se mide en centímetros que van de 0 a 10 y se diagnóstica con un examen que se llama “tacto”. Esta medición indica el nivel de dilatación que tiene el cuello del útero y podrá mostrar en qué etapa del pre-parto te encuentras.

Te realizarán también un monitoreo fetal que mostrará los movimientos cardiovasculares de tu bebé, dependiendo de la evaluación que hagan comenzará la preparación para el parto.
Cuando se ha logrado una dilatación de entre 5 a 6 centímetros, el especialista te aplicará en la parte baja de la espalda, la anestesia Epidural, en caso de que la solicites.

  • pérdida del tapón mucoso

El tapón mucuoso es el tapón cervical mucoso secretado en el canal cervical, que durante el embarazo mantiene selllado el cuello del útero, constituyendo una barrera físico-química e inmunológica, por lo que es muy importante su integridad durante la gestación.

El tapón mucoso está compuesto por un gel hidratado, con alrededor de un 90 % de agua y el resto de glucoproteínas que le confieren la consistencia mucosa característica.

En el embarazo a término, expulsar el tapón mucoso es signo de la inminencia del parto, que puede producirse en horas o en días, tal vez semanas. Algunas mujeres no notan que lo han expulsado. La expulsión se produce porque el cuello del útero comienza a dilatarse al aproximarse el momento del parto. Leer el resto de esta entrada »

Comments (2) »