Parto 2. Cesarea

Algunas veces el embarazo no culmina como la madre hubiese querido. En algunas circunstancias determinadas, el parto natural no es posible y debe recurrirse a la cesárea.

En la misma se se interviene quirúrgicamente a la embaraza para extraer al bebé. Se realiza una incisión en el abdomen (laparotomía) y otra en el útero, se extrae el líquido amniótico y luego al bebé. La boca y nariz del recién nacido se limpian de fluidos, se corta y liga el cordón umbilical y se pasa al bebé a un pediatra o enfermera que controlará su respiración. El bebé y la placenta se extraen por la incisión en cuestión de minutos después del comienzo de la cirugía. Estas incisiones se cierran y todo este proceso toma alrededor de una hora.

Este procedimiento se realiza generalmente con anestesia espinal o epidural, lo que permite que la madre esté despierta durante el parto, pero anestesiada desde el pecho a las piernas. Esta anestesia no seda al bebé, y la madre puede oír y ver a su bebé. La anestesia general se usa pero en muy raras ocasiones.

Por lo general la incisión de la cesárea se realiza por encima del pubis, encima del borde de la vejiga, por debajo de la “línea del bikini”. Se puede realizar otro tipo de incisión longitudinal, pero raramente es usada porque puede generar más complicaciones que la incisión anterior.

Las cesáreas sólo deben realizarse cuando el parto vaginal se presenta con algunas complicaciones. Algunas de estas razones pueden ser:

Indicaciones fetales

  • Sufrimiento fetal agudo (SFA) por aporte disminuido de oxígeno al feto.
  • Taquicardia o bradicardia fetales (el corazón late con excesiva o insuficiente rapidez).

Indicaciones maternales

Relativas al útero

Relativas al cérvix (cuello del útero)

  • Cérvix demasiado relajado (incompetencia cervical).
  • Presencia de infección activa por herpes genital en la madre.
  • Evidencia de infección intrauterina

Relativos a la placenta y cordón umbilical

Peligro para la madre (angustia maternal)

  • La cabeza del feto es demasiado grande para pasar a través de la pelvis de la madre (desproporción céfalo pélvica).
  • Trabajo de parto muy prolongado y poca dilatación
  • Inducción del trabajo de parto fallida (por oxitocina sintética, que se aplica para acelerar el proceso de dilatación del cuello del útero)
  • Parto instrumental fallido (fórceps, las espátulas y la ventosa obstétrica)
  • Posición anormal del bebé
  • Madre de edad avanzada (añosa), más de 40 años
  • Presencia de una enfermedad importante asociada (toxemia, preeclampsia, eclampsia, hipertensión)
  • Algunas veces, cesárea previa
  • Problemas de curación del periné, derivados del parto o de la Enfermedad de Crohn, por ejemplo.

La cesárea debe estar seriamente justificada, ya que es una intervención mayor. La probabilidad de muerte de la madre en una cesárea es tres veces mayor que en un parto vaginal. Es muy probable que los bebes nacidos por cesáreas tengan problemas iniciales para respirar. También es de tener en cuenta, que si bien después de una cesárea se puede dar un parto vaginal, las posibilidades son menores, ya que el útero suele quedar sentido, mas fino en la parte de zona de la incisión, por lo que quizás no pueda soportar futuras contracciones.

Después del parto

Después de la cirugía, la madre es llevada a la sala de recuperación o a su habitación. Durante este tiempo, serán revisados su presión sanguínea, su pulso, su índice respiratorio y su incisión. Se la mantendrá bajo observación en caso de un sangrado vaginal en demasía.

Por lo general, permanecerá en cama 6 u 8 horas después de la cirugía, muy adolorida. Luego, se le recomendará a que se mueva con ayuda. Poco tiempo después de la cirugía se le quitará el catéter. La sonda intravenosa permanecerá conectada hasta que pueda comer y beber. Se le darán medicamentos para el dolor si ella lo pide.

Si estás despierta durante la cirugía, probablemente tengas al bebé en tus brazos muy pronto. Te llevarán a una sala de recuperación o a la habitación. Consúltalo con tu médico, pero deberías poder amamantar inmediatamente, aunque quizás el bebé este como adormecido unas horas y no reaccione como un bebé nacido por parto natural

En el hospital estarás entre 2 a 4 días, según tu evolución, y de la razón por la que se te practicó la cesárea.

Recuperación de la cesárea

Seguramente te sientas muy dolorida y necesitarás calmantes. La cicatrización puede llevar varias semanas. Mientras te recuperas puedes sentir:

  • Retortijones leves
  • Secreción o sangrado durante aproximadamente 4 a 6 semanas
  • Sangrado con coágulos y retortijones
  • Dolor en la incisión

Tomará de 4 a 6 semanas antes de que pueda regresar a tus actividades regulares. no tengas prisa

Espero os haya gustado este otro articulo sobre el parto.. lo hemos podido hacer gracias a la ayuda de clientas que nos envian informacion. si tienes alguna experiencia en esto, o tienes dudas.. miedos etc.. dinoslo posiblemente haya mas mamas como tú que pasen por lo mismo y quieran ayudarte para que no tengas miedos. esperamos tus comentarios en info@primerdia o directamente en este blog.

Besitos a todas

www.primerdia.es

Anuncios

2 comentarios so far »

  1. 1

    nancy said,

    muchas gracias todo esta muy bien explicado bendiciones bye.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: